Universilibros

Mi Carro ( libros)
Total: 0

Hay en tu carro

Carro Vacío
Guillermo cano, el periodista y su libreta - Alberto Donadio - 9789588245928

Guillermo cano, el periodista y su libreta

Precio de venta con descuento
Descuentos Universilibros
20%
Descuento
Antes:
COP
$ 30.000
Ahora:
COP
$ 24.000
DescuentoCOP $ -6.000
Precio / kg:
Envío Gratis
*Para compras superiores a $149.900. Sólo Colombia
Isbn:
978-958-8245-92-8
Formato:
/
Libro
Terminado:
Rustico
Año:
2011
Páginas:
253
Tamaño:
16 x 23 cm.
Peso:
0.5000 Kg.
Edición:
PRIMERA
Índice
Libro
Temas:
/
Periodismo
Cano, Guillermo, 1925-1986-Colecciones de escritos.Periodismo-Colombia.Violencia-Colombia.Colombia-Politica y Gobierno I
Detalles Adicionales
Autor(es)
Reseña
Autor Alberto Donadio
Alberto Donadio

Alberto Donadio es abogado de la Universidad de los Andes. En 1972 inició, con Daniel Samper Pizano, la Unidad Investigativa de El Tiempo.


Con el libro El cartel de Interbolsa recibió el Premio al Mejor libro del Periodismo del CPB en 2013. Ha publicado varios libros sobre temas financieros: Banqueros en el banquillo, ¿Por qué cayó Jaime Michelsen?, Los Farsantes y El Montaje.


Con su esposa, Silvia Galvis, escribió Colombia Nazi y El Jefe Supremo. También publicó: El espejismo del subsidio familiar; Los hermanos del Presidente; Yo, el fiscal; La mente descarrilada; La guerra con el Perú; El Uñilargo: la corrupción en el régimen de Rojas Pinilla; Que cese el fuego: Homenaje a Alfonso Reyes Echandía; Guillermo Cano, el periodista y su libreta; y La llave de la transparencia: El periodismo contra el secreto oficial.

Ver todos los titulos de este autor

Este libro es un homenaje a la honrosa memoria de don Guillermo Cano, patriarca del periodismo colombiano, en el vigésimo quinto aniversario de su muerte. Contiene una antología de las libretas de apuntes que publicaba con su firma en la edición dominical y una selección de editores de editoriales de El Espectador; correspondientes unos y otros textos a los últimos cuatro años de vida de quien fue el maestro de periodistas y voceros de la conciencia ciudadana.

Don Guillermo Cano expuso su credo periodístico en un homenaje que en 1982 se le rindió a El Espectador en Medellín: “Nosotros, los Canos vivos, como ya lo hicieron los Canos muertos, solo podemos prestar el servicio civil, que consideramos obligatorio, de divulgar, explicar, comentar, sin lisonjas para los poderosos y sin debilidades ante su soberanía, son honradez e independencia, cuanto hagan o dejen de hacer quienes tiene la actual y futura responsabilidad de dirigir Colombia”.

 Esa fue la misma línea de pensamiento fijada por Fidel Cano cuando apareció el primer número de El Espectador en 1887: “No damos a las buenas y las malas acciones unos nombres. No hablamos a los dueños del poder el lenguaje de la lisonja. No tributamos aplausos de los hombres ni a sus actos cuando la conciencia no lo mande”.