tr?id=125032521476246&ev=PageView&noscript=1 Libro: Resolución por incumplimiento | Autor: Carlos Miguel Ibáñez | Editorial Astrea | ISBN: 9505086113 | Universilibros
universilibros_loading Libro: Resolución por incumplimiento | Autor: Carlos Miguel Ibáñez | Editorial Astrea | ISBN: 9505086113 | Universilibros
top-navidad-left Libro: Resolución por incumplimiento | Autor: Carlos Miguel Ibáñez | Editorial Astrea | ISBN: 9505086113 | Universilibros top-navidad-rigth Libro: Resolución por incumplimiento | Autor: Carlos Miguel Ibáñez | Editorial Astrea | ISBN: 9505086113 | Universilibros
Universilibros
Mi Carro ( libros)
Total: 0

Hay en tu carro

Carro Vacío
Libro: Resolución por incumplimiento

Resolución por incumplimiento

Precio de venta con descuento
etiqueta Libro: Resolución por incumplimiento | Autor: Carlos Miguel Ibáñez | Editorial Astrea | ISBN: 9505086113 | Universilibros30%
Antes:
COP
$ 97.000
Ahora:
COP
$ 67.900
Descuento
COP
$ 29.100
Precio / kg:
Editorial(es):
Isbn:
9505086113
Formato:
/
Libro
Terminado:
Tapa Blanda
Año:
2003
Páginas:
363
Tamaño:
16 x 23 cm.
Peso:
0.6000 Kg.
Edición:
Primera
Reimpresión:
Primera 2006
Índice
Libro
Temas:
/
Derecho Civil
Detalles Adicionales
Reseña

La resolución de los contratos por el incumplimiento de una de las partes no es un fenómeno primitivo en el desarrollo de las instituciones jurídicas. El derecho romano no elaboró una teoría general al respecto e incluso, en el derecho antiguo, no se la conocía. No obstante, los jurisconsultos romanos en determinados casos reconocieron al contratante del derecho a resolver el contrato por el incumplimiento de las obligaciones del otro.

 

El principio general era que el contratante que cumplía con su obligación podía exigir a la otra parte el cumplimiento de la obligación a su cargo, pero no podía dejar sin efecto el contrato por sí solo. Su derecho se limitaba a exigir la ejecución del convenio, contando a ese fin con vías rigurosas, pero, si no lograba satisfacción, el contrato subsistía, aunque incumplido y siempre obligatorio para el propio acreedor.