tr?id=125032521476246&ev=PageView&noscript=1 Libro: La isla de Róbinson | Autor: Arturo Uslar Pietri | Ediciones Desde Abajo | Universilibros | Librería Virtual
Universilibros
Mi Carro ( libros)
Total: 0

Hay en tu carro

Carro Vacío
Libro: La isla de Róbinson - Autor: Arturo Uslar Pietri - Isbn: 9789588454252

La isla de Róbinson

Precio de venta con descuento
etiqueta Libro: La isla de Róbinson | Autor: Arturo Uslar Pietri | Ediciones Desde Abajo | Universilibros | Librería Virtual10%
Precio
Antes:
COP
$ 38.000
Ahora:
COP
$ 34.200
Descuento
COP
$ 3.800
Precio / kg:
Isbn:
978-958-8454-25-2
Formato:
/
Libro
Terminado:
Pasta Dura
Año:
2010
Páginas:
392
Tamaño:
15 x 22 cm.
Peso:
0.5000 Kg.
Edición:
PRIMERA
Producto no disponible.
Puede solicitar ser notificado cuando tengamos disponibilidad en la tienda.
Notificarme
Libro: La isla de Róbinson
Ingresa tus datos para ser notificado cuando tengamos disponibilidad en la tienda.
Libro
Detalles Adicionales
Autor(es)
Reseña

La isla de Róbinson, novela histórica sobre Simón Rodríguez, maestro de Simón  Bolívar contiene un mensaje cifrado de esperanza, de esperanza en el espíritu de todo pedagogo, de todo maestro inquieto y curioso por los sucesos de su tiempo. “De poco servirán las batallas si no se cuentan como los hombres para hacer las repúblicas. No los vamos a encontrar en las calles sino que va hacerlo en la escuela”, decía Simón Rodríguez.

La pedagogía, según Simón Rodríguez, es el camino que permite cambiar pensamientos, actitudes y comportamientos, pero sobre todo conduce – cuando su objetivo es la libertad del sujeto – a que el pueblo sea quien decida su propio destino de organización y gobierno. “Las artes y las letras se aprenden. ¿Por qué no hemos de aprenderlas nosotros?”.

 

Simón Rodríguez no fue sólo el maestro del Libertador; fue además un pensador que luchó por hacer realidad sus ideas, que consideraba acordes con el proceso libertario de América: acordes y necesarias para que tal proceso llegara a feliz término, tal como él y Bolívar lo habían jurado en el Monte Sacro. “Enseñen y tendrán  quien sea; eduquen y tendrán quien haga”, sentenciaba.