Universilibros
Mi Carro ( libros)
Total: 0

Hay en tu carro

Carro Vacío
Libro: La anarquia - Autor: Manuel González Prada - Isbn: 9789589480366

La anarquia

Precio de venta con descuento
Descuentos Universilibros10%
Precio
Antes:
COP
$ 20.000
Ahora:
COP
$ 18.000
Descuento
COP
$ 2.000
Precio / kg:
Isbn:
978-958-9480-36-6
Formato:
/
Libro
Terminado:
Rustico
Año:
2010
Páginas:
130
Tamaño:
13 x 21 cm.
Peso:
0.5000 Kg.
Edición:
PRIMERA
Libro
Detalles Adicionales
Autor(es)
Reseña
Índice

El ideal anárquico se pudiera resumir en dos líneas: la libertad ilimitada y el mayor bienestar posible del individuo, con la abolición del Estado y la propiedad individual. Si ha de censurarse algo al anarquista, censúresele su optimismo y la confianza en la bondad ingénita del hombre. El anarquista, ensanchando la idea cristina, mira en cada hombre un hermano; pero no un hermano inferior y desvalido a quien otorga caridad, sino un hermano igual a quien debe justicia, protección y defensa.

La Anarquía es el punto luminoso y lejano hacia donde nos dirigimos por una intrincada serie de curvas descendentes y ascendentes. Aunque el punto luminoso fuese añejándose a medida que avanzáramos y aunque el establecimiento de una sociedad anárquica se redujera al sueño de un filántropo, nos quedaría la gran satisfacción de haber soñado. ¡Ojalá los hombres tuvieran siempre sueños tan hermoso!

 

Menos se concibe a un anarquista desligado de la cuestión social: la Anarquía persigue el mejoramiento de la clase proletaria en el orden físico, intelectual y moral; concede suma importancia a la evolución armónica de la propiedad; más no mira en la evolución de la Historia una serie de luchas económicas. No, el hombre no se resume en el vientre, no ha vivido guerreando eternamente para comer y sólo para comer. La misma Historia lo prueba.

 

La Humanidad de ayer produjo y capitalizó: a la Humanidad de hoy toca recibir la herencia: lo de todos pertenece a todos. ¿Qué derecho tiene, pues, el individuo a monopolizar cosa alguna? Donde un individuo apañe los frutos de un árbol, otro individuo puede hacer el mismo, porque es tan hijo de la tierra como él; tan heredero de la humanidad como él. Nos reiríamos del hombre que dijera mi vapor, mi electricidad, mi Partenón, mi Louvre o mi Museo Británico; pero oímos seriamente al que nos habla de su bosque, de su hacienda, de su fábrica y de sus casas.

Contenido

 

Nota introductoria

Anarquismo y lenguaje

 

La anarquía

Fiesta universal

El deber anárquico

El estado

La autoridad

El comienzo

El sable

Cambio de táctica

Cosechando el fruto

En Barcelona

Ferocidad teutónica

El primero de Mayo

Necedades

En la libre Inglaterra

Socialismo y anarquía

Las huelgas

Primero de Mayo, 1907

Rebelión del soldado

Utilidad de los rebeldes

Antipolíticos

La revolución

José Nakens

Primero de Mayo, 1908

La acción individual

En España

El crimen de Chicago

La Policía

Luisa Michel

Las dos patrias

El primero de Mayo, 1908

Fermín Salvochea

El individuo

La comuna de París

Primero de Mayo, 1909

La fuerza

 

El autor