Universilibros
Mi Carro ( libros)
Total: 0

Hay en tu carro

Carro Vacío
Minificción-arte: la escuela también cuenta - Carlos Arturo Gamboa Bobadilla - 9789588747880

Minificción-arte: la escuela también cuenta

Precio de venta con descuento
10%
Descuento
Antes:
COP
$ 18.700
Ahora:
COP
$ 16.830
DescuentoCOP $ -1.870
Precio / kg:
Envío Gratis
*Para compras superiores a $149.900. Sólo Colombia
Isbn:
978-958-8747-88-0
Formato:
/
Libro
Terminado:
Rustico
Año:
2014
Páginas:
261
Tamaño:
16 x 23 cm.
Peso:
0.5000 Kg.
Edición:
PRIMERA
Libro
Detalles Adicionales
Autor(es)
Reseña
Autor Carlos Arturo Gamboa Bobadilla
Carlos Arturo Gamboa Bobadilla

Magister en Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira, Especialista en Gerencia de Instituciones Educativas de la Universidad del Tolima y Licenciado en Español y Literatura de las Universidades Quindío –Tolima. Docente e investigador del área de las humanidades. Coautor de los libros: Investigación formativa en contexto (2016); El tiempo es de la metáfora: La poesía retorna a la escuela (2013); Literatura y escuela. Una aproximación al canon literario formativo y sus pedagogías (2011). Autor de los libros Sueño imperfecto –cuentos— (2009), Complicidades digitales: el blog y la literatura popular en Colombia (2015); Minificción—arte: la escuela también cuenta (2015); 5 arpegios en clave desolación –poesía— (2016); Artefacto ludens, un juego desgenerado –poesía— (2017), entre otros. Participa constantemente en revistas literarias y académicas locales y nacionales. Actualmente se desempeña como docente en el Departamento de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad del Tolima.

 

Ha obtenido varios premios entre los que se destacan: Premio de poesía “Juan Lozano y Lozano” (2016) Secretaría de Cultura, Turismo y Comercio de Ibagué; Ganador del séptimo Concurso Nacional de Cuento RCN –Ministerio de Educación. (2013); Concurso Departamental de Talentos Menores de 30 años. Modalidad Poesía. (1998). Fondo Mixto de Cultura del Tolima.

Ver todos los titulos de este autor

Narrar. Contar. Relatar. Todos estos verbos activan ejercicios de la memoria. Desde que el ser humano tuvo conciencia del lenguaje empezó a dejar huella de sus hechos. Imaginemos el día en que un antepasado del homo sapiens, quien andaba con la cabeza agachada, de repente levantó la mirada y sus ojos descubrieron el amplio paisaje; ese nuevo horizonte del mundo tuvo que sorprenderlo, tuvo que haberle generado preguntas, entonces quiso correr donde sus parientes a narrar dicha experiencia. Era nómada, por lo tanto, al siguiente día iría a otros parajes perseguido por los vientos helados o por los caniculares veranos, entonces quiso dejar la huella de su historia, quiso transmitirle a un “otro lejano” la posibilidad de su asombro. Fue de esa manera que talló en el tronco de un árbol los rudimentos del lenguaje escrito.

Narrar es dejar huella de una experiencia individual y colectiva. Narramos para no desaparecer de la memoria de los pueblos. El viejo Chamán que cada noche se sentaba junto a la hoguera a relatar la decadencia y argucias de los dioses, narraba para no olvidar. Contaba los secretos de las plantas. Relataba las hazañas de los antepasados. Hoy lo recuerdo porque él narró, de lo contrario sería cosecha del olvido. La tradición oral, cuya riqueza es base constructora de culturas, también es el soporte fundamental de la literatura, ya lo había dicho Benjamín: “La experiencia que corre de boca en boca es la fuente en que han abrevado todos los narradores. Y entre ellos, los que han escrito relatos, los más grandes son aquellos cuyos textos se distinguen menos del lenguaje de muchos narradores anónimos” (1961, p. 190). Se narró para evitar la muerte de la experiencia, se contó para sobrevivir en el tiempo de Kairós.

Carlos Arturo Gamboa B.