Universilibros

Mi Carro ( libros)
Total: 0

Hay en tu carro

Carro Vacío
Pensar la arquitectura un mapa conceptual - Alberto Saldarriaga Roa - 9789587250428

Pensar la arquitectura un mapa conceptual

Precio de venta con descuento
Descuentos Universilibros
25%
Descuento
Antes:
COP
$ 44.000
Ahora:
COP
$ 33.000
DescuentoCOP $ -11.000
Precio / kg:
Envío Gratis
*Para compras superiores a $149.900. Sólo Colombia
Isbn:
978-958-725-042-8
Formato:
/
Libro
Terminado:
Rustico
Año:
2010
Páginas:
210
Tamaño:
17 x 24 cm.
Peso:
0.5000 Kg.
Edición:
PRIMERA
Producto no disponible.
Puede solicitar ser notificado cuando tengamos disponibilidad en la tienda.
Notificarme
Índice
Libro
Temas:
/
Arquitectura y Urbanismo
Arquitectura.
Detalles Adicionales
Autor(es)
Reseña

La arquitectura en su expresión más amplia es un tema para ser pensado, cuya amplitud y posibilidades son inagotables. Pensar la arquitectura, en el sentido de este texto, es darle una mirada como disciplina y como práctica, a través de un recorrido por algunas de sus muchas dimensiones: el mundo construido y por construir, el proyecto arquitectónico, la materialidad, la historia, la teoría, la estética y la experiencia. El subtítulo de esta publicación; «Un mapa conceptual», define la intención principal del texto, que es la de señalar diferentes rutas a través de las cuales se puede entender ese fenómeno singular que es la arquitectura.

La arquitectura es responsable de la construcción del mundo habitable para la humanidad. Esta tarea se cumple desde sus mismos orígenes y ha ido de la mano con las complejidades y transformaciones de las sociedades humanas. No se dispone de datos precisos acerca de las primeras manifestaciones arquitectónicas de las sociedades. Hay huellas dispersas en muchos lugares del planeta que señalan los lugares ocupados por grupos humanos desde tiempos ancestrales. Esas huellas sugieren que la arquitectura se desarrolló como respuesta al sedentarismo y a las actividades que lo acompañaron: la agricultura y la ganadería. La permanencia en un territorio y el deseo de albergue y protección, probablemente dieron origen a construcciones más duraderas y elaboradas que las de los cazadores y recolectores. El culto a los muertos, al cosmos y a las divinidades, necesitó de lugares especiales que gradualmente se transformaron en edificios simbólicos.